MENU
barcelona atletico champions contracronica

Todo por decidir en el Calderón

Barcelona y Atlético volvían a verse las caras en los cuartos de final de la Champions League, como ya ocurriera hace un par de temporadas, momento en el que los colchoneros se impusieron en la eliminatoria a doble partido frente a los culés. El Camp Nou iba a ser nuevamente el escenario del primer asalto entre dos de los grandes colosos del balompié nacional y mundial, dos conjuntos que aspiran seriamente a alzarse con la máxima competición de clubes a nivel continental. Simeone tenía la asignatura pendiente de doblegar a este Barça de Luis Enrique, que le había ganado la partida en los seis envites anteriores en los que se habían enfrentado, aunque siempre dando la cara y demostrando que el cuadro rojiblanco es realmente complejo de batir.

Foto: okdiario.com

Como ya sucediera la última vez que midieran sus fuerzas, precisamente en la Ciudad Condal, en un duelo correspondiente a la Liga BBVA, el equipo de la ribera del Manzanares fue superior a su oponente en el tramo inicial del envite. El Atleti tiró de garra, casta y corazón para arrebatarle al plantel azulgrana su seña de identidad, el control, el equilibrio y la posesión del cuero, al menos esa sensación de constante peligro cada vez que tenía el esférico bajo sus dominios. Los de Simeone iban a pasos acelerados en comparación con los culés, como si jugaran con una marcha más, lo que permitió que Fernando Torres volviera a enmudecer el Camp Nou (como en los viejos tiempos) después de aprovechar una sensacional asistencia de Koke para perforar el fondo de las mallas de la meta de Ter Stegen con un potente disparo.

Todo era felicidad en el Atlético de Madrid en ese momento, pero la historia iba a cambiar sobremanera con un par de acciones bastante discutidas por los visitantes, aunque es cierto que su goleador pecó de ser demasiado intenso en la presión que llevó a cabo. Dos faltas cometidas por Torres por querer dificultar la salida de balón del Barça le costaron sendas cartulinas amarillas, así que el de Fuenlabrada tuvo que retirarse al túnel de vestuarios superada la media hora de juego, dejando en inferioridad numérica a los suyos durante prácticamente dos tercios del encuentro. Pese a ello, el Cholo no perdió los estribos, al igual que sus jugadores, que seguirían fieles a su estilo, sin renunciar a la posibilidad de salir rápidamente al contragolpe, además de defenderse cual gato panza arriba con el firme propósito de mantener la renta que ostentaban en el luminoso.

El partido llegaría al descanso con el 0-1 favorable a los colchoneros, pero el inicio de la segunda mitad hacía presagiar que sería un auténtico acoso y derribo por parte del Barcelona a la portería de Oblak. Los catalanes gozaron de varias oportunidades para devolver la equidad al electrónico, principalmente por medio de Messi y Neymar, aunque el verdadero héroe de la noche acabaría siendo Luis Suárez. Si El Niño pasó de héroe a villano por el tema de la expulsión, el uruguayo fue el artífice de la remontada blaugrana, si bien es cierto que tuvo más de un rifirrafe con algún que otro integrante de la expedición rojiblanca. El charrúa siempre va al límite, lo que pudo verse en un par de acciones con Filipe Luis y Juanfran, un aspecto que le pudo costar bastante caro en caso de que el trencilla hubiera apreciado su actitud en dichos lances.

También conviene precisar que el uruguayo no estuvo para nada acertado el pasado sábado en el Clásico frente al Real Madrid, donde pasó un poco desapercibido, pero en esta ocasión conseguiría resarcirse al liderar la vuelta a la tesitura que logró darle el club presidido por Bartomeu delante de su propia hinchada. Las dos dianas materializadas por Luis Suárez permiten que los culés tomen mucho oxígeno para la vuelta del próximo miércoles en el Vicente Calderón, lugar idílico que decidirá quién de estos dos gigantes del deporte rey será el agraciado con el billete a las semis de Champions. El Barça cuenta con la mínima ventaja del 2-1 de la ida, además de tener el factor anímico de haber ganado todos los choques al Atleti de Simeone de la mano de Luis Enrique, mientras que los colchoneros se apoyarán en el aliento de su fiel afición para adentrarse entre los cuatro mejores clubes del viejo continente. ¿Quién saldrá triunfador del asalto definitivo en la capital de España?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>