MENU
Cristiano real madrid champions league

Cristiano y a semifinales

El 7, ese dorsal mágico que han portado tantas estrellas en el Real Madrid, iconos del madridismo que con sus goles dieron victorias y títulos al conjunto de Chamartín, ese número que durante temporadas estuvo en la espalda de Amancio, Juanito, Emilio Butragueño o Raúl, el dorsal que ahora porta Cristiano, el 7, los goles del 7.

Fotos: www.g-sat.net

Fueron los goles de Cristiano Ronaldo los que hicieron la remontada para el pase del club blanco ante el Wolfsburgo a las semifinales de Champions, la sexta consecutiva. Desde su llegada al Real Madrid el gol es sinónimo del portugués, que no ha parado de batir récords, uno tras otro como si fuese algo natural, como si eso estuviese al alcance de cualquiera, como quien cada domingo se sienta en su sofá para ver el partido de fútbol de su equipo. Analizar los números de CR7 es darte cuenta de que lo que hace el luso traspasa lo extraordinario, es algo estratosférico, y eso lo volvió a demostrar la noche del martes.

Una noche lluviosa en la que el conjunto blanco necesitaba hacer “un partido perfecto”, volver a revivir las antiguas gestas que han hecho del Madrid el equipo temible y ambicioso, el que nunca baja los brazos, el que siempre está ahí; y no iba a ser fácil, porque remontar un 2-0 en una eliminatoria de la Liga de Campeones nunca lo es, es de lejos el peor escenario en el que se  podían encontrar los de Zidane para continuar en el sueño de lograr la undécima. Y para eso, para lograr ser campeones de Europa otra vez, se necesita en tu equipo jugadores como Cristiano.

El de Madeira marca la diferencia, trabajo constante, actitud incansable. Líder indiscutible sobre el terreno de juego, el 7. Se echó sobre sus hombros el peso del equipo. Él lo dijo antes del encuentro, necesitaban una “noche mágica” y la tuvo, por supuesto que la tuvo, no sólo por los goles, sino por su compromiso con el escudo, por su actitud, por sus ganas de cumplir con la afición, una afición a la que arengó para que animase con más ímpetu si era posible, para que fuese el jugador número 12. Un Bernabéu a rebosar que se vistió de gala para presenciar una noche especial en Chamartín, la noche de Cristiano.

Al luso sólo le bastaron dos minutos para igualar la eliminatoria, en el minuto 17 había hecho estallar, vibrar el estadio con dos tantos, el primero en boca de gol a pase de Carvajal, el canterano del Madrid estuvo espléndido, incisivo en ataque y  certero en defensa; el segundo tras cabecear un saque de esquina de Kroos. El Madrid tenía el partido donde quería, pero  ‘El Bicho’ quería más. El astro portugués lo hizo todo. Alientó a la grada, corrió como nunca, estuvo intenso, ayudó al equipo después de igualar la eliminatoria cuando peor lo estaba pasando el Madrid y además, firmó un hat-trick  con un gol de falta directa que dio el pase a su equipo para estar entre los cuatro mejores de Europa. Su mejor versión, el mejor Cristiano, en uno de sus mejores partidos como merengue.

“¿Mi partido más importante? No, no lo ha sido. He hecho mejores partidos”, quizás tenga razón al decir estas palabras Ronaldo, pero lo que sí es seguro es que será un partido para recordar.  Palabras del que fue el rey de la noche, el héroe de la remontada, el que ha sabido llevar a lo más alto el peso histórico del 7.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>