MENU
Fuente: Mundo deportivo

El Celta gana en Anoeta su cuarto partido a domicilio

La Real Sociedad y el Celta de Vigo se enfrentaron en el partido correspondiente a la décima jornada de liga en el estadio de Anoeta. En uno de los mejores encuentro de los locales en lo que va de campeonato, el Celta supo imponer su juego. Entrenidísimo choque con alternativas constantes que se acabó con la victoria del conjunto de Berizzo, que ganó su cuarto partido lejos de Balaídos por 2-3.

Foto: mundo deportivo

Comenzó el partido a gran velocidad, con el Celta queriendo dominar desde el primer minuto. Tras una ocasión para cada equipo, que Vela echó fuera y Rulli le detuvo a Nolito, llegó el primer gol del partido, marcado por Aguirretxe para la Real tras un gran centro de Zurutuza, que el ariete cabeceó a la red. Una ocasión mas tuvo el mexicano txuriurdín antes de que el Celta pidiese un posible penalti sobre Aspas, quién un minuto después marcaba el empate para su equipo rozando un tiro de un compañero.

No había tregua en Anoeta, donde se sucedían sin parar las ocasiones. Rulli detenía a Nolito y a Aspas, pero no se rendía la Real, que también se acercaba con peligro al área del Celta. Cuando parecía que los de Berizzo dominaban de nuevo, en el minuto 37 volvió a marcar Aguirretxe su octavo gol en Liga tras un centro de Yuri. Con una última ocasión de Vela acabó una entretenida primera mitad.

El segundo tiempo comenzó igual, dominando los gallegos aunque esta vez sin tantas ocasiones claras hasta que, en el minuto 12, Aspas marcó el empate sólo en el área tras un buen centro de Wass. Y el partido se rompió. Ocasiones para ambos equipos en un partido de ida y vuelta en el que se mascaba la tensión con el paso de los minutos en Anoeta. Rulli y Sergio Álvarez tuvieron varias intervenciones de mérito.

Los córners de La Real causaban peligro en el área del Celta, pero ni Zaldua ni Prieto tenían fortuna de cara a gol. El el otro lado del campo, Orellana, Nolito y Aspas tampoco acertaban, sobre todo este último en su búsqueda por el triplete, que perdonó sólo ante Rulli. Guidetti marró un rechace del portero rival y ambos entrenadores sustituyeron a los goleadores, buscando alternativas si bien fue Pablo Hernández quién logró marcar un espectacular gol con un cañonazo por la escuadra. Fue el gol de la victoria, ya que el marcador no se movió hasta el pitido final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>