MENU
Finales champions Real Madrid 2014

La Décima tan deseada

El Real Madrid lograba por fin alcanzar otra final de Champions League, estaba muy cerca de lograr la ansiada décima. Unos años larguísimos, doce exactamente eran los que  habían pasado desde que la volea de Zidane en Glasgow diese al novena al conjunto blanco, desde entonces, el equipo de Chamartín no conseguía estar en otra final.

Foto: defensacentral.com

Pero el camino no fue nada fácil, después de ocho años consecutivos no pasando de octavos de la final y tres cayendo en semifinales, acariciando una final que no llegaba, volvían a estar otra vez en unas semifinales ante el Bayern de Munich. Un rival duro y complicado, el rival más temible. Pero el juego de los de Ancelotti fue tan superior a los alemanes que el partido culminó con una goleada en el encuentro de vuelta en el Allianz Arena. 0-4, dos tantos de Ramos de cabeza, (si miramos atrás sabiendo como terminó el torneo nadie hubiera pensado que el Camas sería el héroe de la orejona), y otros dos tantos de Cristiano que se convertía en el máximo goleador en una edición de la Champions con 16 tantos, y una final por delante.

Tras derrumbar a los alemanes el Real Madrid estaba en otra final, la decimotercera en toda su historia. Enfrente, el Atlético de Madrid que disputaba su segunda final. Dos equipos de la misma ciudad con un mismo objetivo: conseguir reinar en Europa.

Un choqué intenso, físico y que se terminó decidiendo en la prórroga. El Madrid puso el juego en la primera mitad pero no tuvo tanta suerte como su rival. Dos ocasiones clarísimas, de Cristiano y Bale que no consiguieron ver la portería. El Madrid merecía el gol pero fue el Atleti en la primera mitad quién consiguió adelantarse en el marcador tras un córner que despejó la defensa madridista y llegó a Juanfran, que de cabeza y desde la frontal volvió a poner el esférico en el área. Godín, que se encontraba en el punto de penalti, peinó y sorprendió a Casillas.

Todo se ponía en su contra, el conjunto blanco tenía 45 minutos para darle la vuelta al marcador o al menos lograr el empate y en la segunda parte del encuentro fue arriba. Volcado en atacar lo intentó una y otra vez pero no había manera de derrumbar el muro rojiblanco. Entró Marcelo para dar más efectividad a la ofensiva blanca, sin embargo el anisado gol no llegaba. Cristiano, Bale, Benzema, Di María, hasta Ramos lo intentó, cada vez quedaba menos tiempo y el gol del empate se resistía.

El final se acercaba, pero la grandeza del Madrid reside en nunca darse por vencido, en luchar hasta el final, y así lo hizo.

El encuentro había superado los 90′ y Kupiers decidió añadir cinco minutos de descuento por las numerosas perdidas de tiempo, sobre todo por parte de los colchoneros. Los blancos seguían intentándolo y cuando sólo quedaban dos para el final y el Atleti soñaba con escuchar el pitido final, Modric sacó un saque de esquina, lo que parecía la última oportunidad para los madridistas de poner el empate en el marcador y  Sergio Ramos, imperial como en Múnich, batió a Courtois de cabeza. El minuto 92:48 en el que se paró el corazón de todo aficionado colchonero y vibró el aficionado vikingo, ese cabezazo de Ramos que mandó a los dos equipos a la prórroga.

La alegría de la afición blanca no llegó hasta la segunda parte de la prórroga. Tres goles que se quedarán para siempre guardados en la memoria de los madridistas. Morata recuperó el balón en el centro del campo y se lo cedió a Di María, que se marchó de dos rivales y disparó. El rechace de Courtois lo introdujo Bale a la red con la cabeza en el 110′. El Madrid se adelantaba en el marcador y los aficionados vikingos estallaban de alegría, la mitad del estadio celebraba estar más cerca de la ansiada orejona, mientras que la otra mitad veía como su sueño de conseguir la primera Champions para su equipo se desvanecía.

Ya se había logrado lo más complicado y los blancos cerraron el encuentro con el tanto de Marcelo desde la frontal en el minuto 118. Un 3-1 que reflejaba la superioridad de los de Chmartín a lo largo de todo el encuentro. Dos minutos después Cristiano Ronaldo ponía la puntilla al los colchoneros con un penalti que él mismo transformo para poner el broche de oro a una Champions League que termina con 17 goles.

El Real Madrid no dejó de luchar, de pelear hasta el final; y así fue como se trajeron La Décima a las vitrinas del Bernabéu.

Incoming search terms:

  • champions real madrid lisboa rivales
  • real madrid atletico madrid 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>