MENU
PETER LIM EN MESTALLA

Peter Lim, quien la sigue, la consigue

Muchas idas y venidas se han sucedido desde que el 10 de diciembre del 2013 la junta de accionistas del Valencia CF pusiese en  venta el club. “No voy a vender por 80 algo que cuesta 500″, decía su presidente Amadeo Salvo, no obstante, al final, parece no sorprender que el precio final se haya reducido a 94.

Peter Lim, la séptima potencia económica singapurense, se personificó desde el primer día en el despacho de Carlos Fabra para interesarse por el club. Es más, su presión constante derivó en que su postura primase sobre otras mucho más estables, como la de Wanda, llegando a convencer al Silva y a la mayoría de patronos de la Fundación, quienes tomaron la decisión unilateral de adjudicarle a Lim la venta.

El 17 de mayo de 2014 se cerró la venta, pese a que no saliese a la luz hasta meses después. No obstante, llama la atención que de los 22 patronos, tres dimitiesen por la presión y otros tantos afirmasen en privado a medios, como Cadena SER, que se arrepentían del voto. Ello no hace sino incrementar las dudas ante la irregularidad de una venta de la que ni Rita Barberá ni Alfonso Rus quisieron participar, por el hecho de que Lim no se comprometía a pagar la deuda con el ayuntamiento.

En total, el Valencia poseía una deuda de 352 millones de euros en junio de 2013, la cual Peter Lim no va a pagar en su totalidad. De los 94 millones que el inversor ha de dar, los 22 primeros serán al contado para pagar las deudas con Bankia y la Generalitat. El resto, 72 millones de euros, los pagará a Bankia en cuatro años (18 millones durante cuatro años al 1,5% de interés fijo anual).

Esta oferta aparentemente razonable, resta mucho de las distintas opciones con las que el Valencia se encontró encima de la mesa. Un total de siete inversores llegaron desde todas las partes del mundo para hacerse con el accionariado del club, y entre las que destaca la de Wanda, quien hubiese pagado los 94 millones al contado en el instante de la firma.  No obstante, como ya se ha citado anteriormente, la insistencia de Lim ha primado sobre el resto desde el primer momento, llevando a su terreno la compra y convirtiéndose finalmente en el máximo accionista del club Che. Lo que ocurra a partir de ahí es cosa del futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>