MENU
valerón las palmas magia liga bbva

Valerón: la magia y el tiempo

“La primera camiseta que intercambié en Primera. Un mago canario que lleva 400 en la élite. Hace grande al fútbol.”

Hay que ser un futbolista muy especial para que un jugador de la talla de Sergio Ramos escriba tal cosa sobre ti tras un partido en el que ni siquiera has salido al campo.

Foto: dicen.es

Un tal Andrés Iniesta dijo que pagaría una entrada sólo por verle jugar, y alguien llamado Gennaro Gattuso que fue al único jugador que tuvo que hacer un marcaje al hombre. Roy Makaay lo definió como el mejor jugador con el que nunca había jugado, y Pep Guardiola como “un grande que morirá grande”.

Dicen que la clave del fracaso es intentar agradar a todo el mundo. Y, sin embargo, “el flaco” pertenece a ese selecto club de jugadores que, sin intentarlo, se han ganado los elogios de todo el planeta fútbol. Y es que, es inevitable sentirse en deuda con un jugador como Juan Carlos Valerón.

Su elegante zancada levantó y levanta, de vez en cuando, palabras de admiración y espectadores de asientos a partes iguales. Por si no fuera suficiente aval, está el agravante de hacerlo durante 21 años. Dos décadas en la élite del fútbol español a sus espaldas. 21 temporadas en las que emigró de sus queridas islas para aterrizar en Mallorca, Madrid y La Coruña, donde “el flaco” descubrió su segunda casa y fue querido como si fuera la primera.

Quizás fuera por ser parte de aquel “Euro Dépor” que estuvo cinco años consecutivos jugando la UEFA Champions League. Quizás por ser clave en aquel amargo”centenariazo” que el Real Madrid vivió en el Santiago Bernabéu en la final de Copa del Rey de 2002.

En cualquier caso, Valerón tenía ese algo de lo que contadísimos jugadores pueden presumir. Ese algo capaz de relegar al banquillo a Juninho Paulista y a Djalminha. “El flaco”, o “el mago”, como otros tantos le apodaban, podía parar el tiempo cuando la pelota tocaba sus botas. No era un prodigio físico, pero tampoco le era necesario. El juego se configuraba en su cabeza. Ese perfil de jugador que muchos denominan “falso lento”; ¿por qué correr tú si puedes hacer correr a la pelota?

Sin embargo, los trucos de magia de “el flaco” no extendían su efecto fuera del campo. Y el tiempo, que tantas otras veces dominó a su antojo para hacer vibrar estadios, acabó haciendo de las suyas. La edad no perdona a nadie y “el flaco” no fue una excepción. Las lesiones le azotaron con crueldad y le mantuvieron alejado del fútbol durante prácticamente dos años. Dos años en los que Riazor no le olvidó y le esperó como agua de mayo.

Juan Carlos Valerón acompañó a su Deportivo desde las excitantes noches europeas hasta el infierno de Segunda División. Y no fue hasta que consiguió devolverlo a la primera categoría del fútbol nacional cuando el canario se sintió preparado para volver a casa.

Y en Las Palmas de Gran Canaria, dónde solo disputó dos temporadas 16 años atrás, fue recibido como si hubieran sido allí los 422 partidos defendiendo a un mismo club y no en La Coruña. De vuelta a los colores amarillos y en el umbral de los 40, el de Arguineguín todavía demostró tener un par de trucos bajo la chistera que ayudaron a Las Palmas a lograr el ascenso a Primera División. Primera División de la que ahora disfruta el Estadio de Gran Canaria.

El papel de Valerón ha quedado forzosamente relegado a un segundo plano esta temporada, dando paso a un equipo con unas exigencias físicas que ya están lejos de su alcance. Pese a todo, sigue siendo el jugador al que el capitán del Real Madrid busca y pide su camiseta al final del encuentro.

Puede que ya no valga sólo con la magia. Pero gracias por 21 años de espectáculos.

Incoming search terms:

  • Gennaro Gatusso valeron

Redactado por:

Publicado el: 14 marzo, 2016

Dentro de: Carrusel, Las Palmas, slider

Vistas: 327

, , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>